Ascensiones

La montaña es un valor en sí mismo. Andar, respirar, andar… En el caso de las ascensiones el valor se multiplica. La altura es importante, pero no determina el éxito ni el gozo de alcanzarla. Puedes disfrutar de cualquier ascensión como si se tratase del techo del mundo. Cada metro superado tiene la importancia que le has querido otorgar. Ya en la cima de la montaña solo resta disfrutar del paisaje, siempre único, y respirar.