R2 – La vía Augusta Romana

 

La vía Augusta Romana
La vía Augusta Romana

Caminamos por una ruta de alto valor histórico, la antigua Vía Augusta romana, que iba de Cádiz a Roma y que en la actualidad se está recuperando. El tramo que proponemos forma parte de la etapa XXIV del sendero en Cataluña, la última antes de entrar en Francia. Es una ruta llana que, al final, asciende para llegar al collado de Panissars, el lugar de mayor interés del tramo. A lo largo del camino se pueden ver restos de la antigua calzada romana, con las
marcas de los carros que en otra época la recorrían.

Los romanos llegaron a la península Ibérica por el puerto de Empúries hacia el año 218 a. C. El emperador Augusto fue el responsable de recuperar antiguos caminos, para enlazarlos y crear la Vía Augusta, el principal eje del arco mediterráneo, que, con una longitud de 2.725 km, llevaba de Cádiz a Roma. Los ingenieros romanos buscaban siempre lugares de poco desnivel: este es el caso, por ejemplo, del collado de Panissars, que sólo tiene 568 m de altitud. Las carreteras y autopistas construidas posteriormente seguían el trazado de las vías romanas, motivo que explica que la ruta transcurra paralela a estas grandes infraestructuras viarias. Existe un ambicioso proyecto comunitario del programa europeo INTERREG III B para recuperar esta vía. En Cataluña participa en el mismo el Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat, que ha previsto hacer un total de 24 etapas cruzando el territorio de sur a norte y pasando por lugares de tanto interés como la antigua Tarraco (Tarragona).

El collado de Panissars es un lugar de gran interés histórico. En un radio de 500 m encontramos los restos de monumentos honoríficos, como los trofeos de Pompeyo y el altar de César. Los restos arqueológicos que se pueden ver corresponden muy probablemente a la mansio del Summum Pyrenaeum. También se hallan aquí los restos del monasterio medieval benedictino de Santa Maria de Panissars, el fuerte deBellegarde, una fortaleza francesa del siglo XVII, y un cementerio militar francés. Vale la pena acercarse al castillo, desde donde se puede apreciar una magnífica panorámica del Canigó, la llanura del Rosellón y el valle del Llobregat.

En La Jonquera merece la pena visitar el molino de aceite que se encuentra dentro del centro de información de la sierra de la Albera (Can Laporta, tel. 972 555 258), al inicio de la ruta, donde también nos pueden informar de otros itinerarios dentro de esta zona protegida. Muy cerca se halla el castillo de Requesens, una obra de grandes dimensiones y con numerosos elementos defensivos.

Para alcanzar el inicio de la travesía, por la A-2 o por la autopista AP-7 hasta llegar a LaJonquera. Una vez en el centro de la localidad, se puede dejar el coche en el aparcamiento señalizado y gratuito que se halla junto al río, detrás del Ayuntamiento, en la plaza Nova.Desde el aparcamiento hay que dirigirse a la calle Major, por el lado del jardín de infancia. Llegamos así directamente al número 2 de la citada calle, donde se encuentra Can Laporta, el punto de información de la sierra de la Albera. Desde Can Laporta, seguimos la señalización amarilla y azul a lo largo de la calle Major hasta la calle Miquel Mateu i Pla, donde giramos a la izquierda para ir a cruzar, por un túnel, la autopista y la carretera A-2. A partir de aquí, a la derecha comienza una pista de tierra (transitable para coches) que avanza entre unos campos de olivos y la autopista.

lugar
Lugar
Núm. de estapas
Días
Longitud
Longitud
Desnivel Positivo
Desnivel Desnivel Positivo
Desnivel Negativo
Desnivel Desnivel Negativo
Dificultad
Dificultad
Tipo de ruta
Tipo ruta
Girona 1 12 Km. 300 m. 300 m. Fácil Recorrido de Ida y Vuelta
lugar
Lugar
Núm. de estapas
Días
Longitud
Longitud
Girona 1 12 Km.
Desnivel Positivo
Desnivel Desnivel Positivo
Desnivel Negativo
Desnivel Desnivel Negativo
Dificultad
Dificultad
Tipo de ruta
Tipo ruta
300 m. 300 m. Fácil Recorrido de Ida y Vuelta




Travesías